Seleccionar página

10 consejos para una piel fotoprotegida del sol

1. Aplicar protector solar antes de salir de casa. El protector solar ayudará a filtrar las radiaciones ultravioleta A y B, que son perjudiciales para la piel. Además nos ayudará a conseguir un bronceado progresivo y evitar las complicaciones a corto plazo, como las quemaduras, y también consecuencias a largo plazo, como puede ser el fotoenvejecimiento o incluso el cáncer de piel. La Dra. Adriana Ribé aconseja un factor de protección solar de 30 o superior. Además, los nuevos factores de protección aportan vitaminas para combatir los radicales libres y ácido hialurónico para hidratar.

2. El protector solar debe aplicarse cada dos horas. Es necesario aplicar una cantidad adecuada repartida de forma uniforme por todo el cuerpo media hora antes de salir de casa y después, ir repitiendo la aplicación cada dos horas.

3. Complementar la protección al sol con sombreros, gafas, pareos… Actualmente en el mercado hay incluso camisetas con factor de protección incorporado. Gracias a estos complementos además de protegernos aportaremos un toque divertido y único a la protección solar.

4. Los nutricosméticos también son una ayuda. Para proteger la piel antes de la exposición solar se recomiendan nutricosméticos con componentes que activen nuestras defensas naturales frente al sol y que contengan, además, vitaminas C, E y D y antioxidantes. Estos nos protegerán la piel frente al sol a la vez que aumentarán nuestra capacidad de exponernos al sol.

5. Si estamos en la playa o en la piscina, hay que tener en cuenta que el protector que se utilice sea resistente al agua, ya que es importante ir refrescándose cada media hora. Así nos aseguramos que nuestra piel está protegida en todo momento.

6. Hay que tomar el sol en horarios adecuados. La doctora aconseja exponernos al sol antes de las 11 horas y después de las 16 horas y, por supuesto, hacerlo de forma gradual. Las horas en las que el sol es más peligroso son aquellas que se encuentran entre las 12 y las 15 horas.

7. Aunque nos apliquemos factor de protección, la piel se bronceará. Existe la falsa creencia que si nos aplicamos factor de protección no nos pondremos morenos, pero es falso. Según la Dra. Adriana Ribé, las cremas con factor de protección dejan que nos bronceemos pero de forma saludable y continua evitando quemaduras y consiguiendo un tono más natural y bonito, y además más duradero.

8. El sol también nos afecta en la ciudad. Hay personas que simplemente utilizan factor de protección solar cuando van a la playa, pero la doctora alerta que es igual de importante ponerse protección solar cuando se pasea por la ciudad, se va a tomar algo a una terraza, etc. En definitiva hay que protegerse siempre que nos expongamos al sol, independientemente del lugar.

9. Después de la exposición solar, es muy importante aplicar cremas hidratantes con aloe vera, que hidraten la piel, la reparen y consigan mantener el bronceado más tiempo.

10. Exfoliar la piel mientras nos duchamos una vez a la semana. De esta forma se eliminarán las células muertas de la piel y conseguir que al broncearnos sea sobre una piel sana. Esto, además, ayudará a mantener la piel bronceada durante más tiempo.