Seleccionar página

7 CONSEJOS PARA COMER ECOLÓGICO

Fuera productos precocinados

Comer productos procesados no sólo daña, a larga, nuestra salud, sino que también pueden resultar caros. Son más cómodos de hacer; vamos, calentar y listo, pero lo cierto es que ofrecen alteraciones en el valor nutritivo y una gran pérdida de nutrientes. Y, si sustituimos muchas de estas comidas por alimentos ecológicos, la cesta de la compras sale más barata.

Cocinar en casa

Con el ritmo frenético que llevamos, la inmediatez hace que compremos muchos productos que ya están hechos o procesados. ¿Y si nos animamos a cocinar más? obtendremos muchos beneficios y comer será algo más barato y saludable. Para muchas personas, cocinar relaja, y no estamos hablando de hacer un guiso cada día, pero sí de acostumbrarnos a hacer las cremas de verduras, los zumos naturales, las croquetas de hortalizas… puede llegar a ser divertido y original.

Frutas y verduras de temporada

Aunque es algo que cada vez se hace más, se recomienda comprar frutas y verduras de temporada, pues las encontramos en todas partes y siempre a un precio más bajo que si las intentamos obtener fuera de temporada. Contamos con una gran riqueza de alimentos en cada estación del año, sólo debemos sacar provecho de cada uno de ellos.

Verduras ecologicas

Una mejor organización

También a la hora de hacer la compra y comer productos ecológicos es necesaria una planificación. Si podemos organizar (con una lista), de forma semanal, nuestros menús será más fácil saber qué debemos comprar en cada momento y no estaremos cogiendo productos de más.

Comer más en casa

Ir de restaurantes está muy bien, de vez en cuando, pero como norma, engrandece nuestros gastos en gran medida. Comer más veces en casa reduce nuestro presupuesto y tendremos algo más para comer alimentos ecológicos en casa.

Visitar el mercado

El supermercado está al lado de casa y resulta cómodo comprar en él. Pero en el mercado es donde podemos encontrar un gran número de productos frescos, del día, de temporada y de Km 0 o proximidad. Y muchos productos están más baratos o puedes obtenerlos a precios bajos, especialmente si te pasas por la tarde. Pruébalo; notarás la diferencia.

7A granel

Seguramente tenemos referencias en casa (a través de nuestros padres y abuelos) de cuándo se compraban los productos a granel. Luego, con la aparición de los supermercados y centros comerciales se estiló otra manera de comprar. Pero, desde hace poco, parece que el hecho de comprar a granel se impone nuevamente. Pues lo cierto es que comprar desde cereales a frutos seco o harina de esta manera reduce el gasto de la compra. Y hay muchas tiendas de barrio que ahora dan esta opción.