Seleccionar página

¿Sabías que en invierno también debemos ocuparnos de nuestra piel?

Durante el invierno también debemos cuidar del órgano más grande que tenemos en nuestro cuerpo, es decir, la piel, de forma constante durante todo el año, ya que nos protege contra los gérmenes. Sí, la piel es la primera barrera protectora y debemos mimarla tanto si estamos en primavera, verano, invierno u otoño.

En verano quizá tengamos más asumido lo de ponernos cremas por que al ir a la playa, a la piscina, el cloro, el sol, el hecho de estar más “en remojo” que habitualmente puede debilitar nuestra piel.

¿Pero qué pasa en invierno?

Quizás será por que como no “se ve” tanto no nos preocupamos de ella pero debe ser justo al contrario. Con las calefacciones, el propio frío típico de esta estación, la ropa, etc., vemos que la piel también se reseca y debemos prestarle cuidados y mimos.

Productos para cuidar nuestra piel

– Cremas faciales para el frío (más nutritivas que las de verano, con más componente graso) fabricadas con ingredientes especiales para reparar la nutrición que el frío se lleva. Debemos recordar que la cara, el cuello y las manos son las superficies que están más expuestas al frío del invierno, y se ven más perjudicadas que otras zonas de nuestro cuerpo por la desnutrición y la sequedad.

– Cremas de manos específicas para restaurar y nutrir la piel de las manos que, a menudo, con el frío se resecan tanto que pueden incluso aparecer grietas.

– Cremas / bálsamos reparadores para cuando se irrita la piel de alrededor de la nariz debido al uso exagerado de pañuelos cuando estamos constipados.

– Cremas y body-milks ricos en sustancias hidratantes y nutritivas para el cuerpo, ideales para usar después de la ducha, piscina…

– Cremas para evitar los “sabañones”, que no son más que un problema cutáneo provocado por el frío y por la mala circulación en una zona concreta de nuestro cuerpo (manos, pies, orejas,…).

– Para los más “perezosos” comentaros que hay jabones enriquecidos con aceites que lo que hacen es aportar una nutrición ya en el mismo momento de la ducha, pero que en cualquier caso, la hidratación post-ducha continua siendo súper recomendable y si hacemos ambas cosas, nuestra piel nos lo agradecerá.

Disponemos de muchos productos en la farmacia, unos van dirigidos a mantener en óptimas condiciones una piel sana y otros más específicos, a protegerla y restaurarla si sufrimos de alguna alteración o enfermedad que pueda agudizarse por culpa del frío. Nos referimos a la piel con dermatitis seborreica en adultos, de la piel con psoriasis, de la piel con dermatitis atópica (sobre todo en niños) o pieles con necesidades especiales provocado por ciertas enfermedades crónicas (como puede ser la diabetes) o por sequedades cutáneas que son consecuencia de los tratamientos farmacológicos que tomamos para