Seleccionar página

Uno de los datos más relevantes sobre el ictus es que en la actualidad constituye la primera causa de muerte de la mujer en España. Según datos del Instituto Nacional de Estadística “en el año 2016 casi 16.000 mujeres murieron debido a esta causa, más del doble que por cáncer de mama y hasta 14 veces más que por accidentes de tráfico”. Un drama personal, familiar y social que ha impulsado el Proyecto Ictus y Mujer, de la Asociación Freno al Ictus, junto con el apoyo del Instituto de la Mujer y la Dirección General de Salud Pública, la colaboración de la Alianza Bristol-Myers Squibb-Pfizer, IBM y el aval social de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la Fundación del Cerebro y el apoyo del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN (GEECV- SEN), a fin de sensibilizar y concienciar a la sociedad y en particular a las mujeres, sobre la necesidad de mejorar la prevención y la importancia del diagnóstico y el tratamiento precoz, con el objetivo de reducir el impacto actual que la enfermedad genera en nuestra sociedad.

Silvia Buabent, directora del Instituto de la Mujer, ha asegurado que “esta patología supone una importante amenaza para la salud de las mujeres, pero todavía existe un gran desconocimiento entre la población sobre cómo se producen los infartos cerebrales, cuáles son sus síntomas y cómo podrían prevenirse. Así pues, desde el Instituto de la Mujer un objetivo fundamental es fomentar la perspectiva de género en materia de salud para eliminar, también en este campo, todas las desigualdades que discriminan a las mujeres.”

Por su parte, Paloma Casado, subdirectora general de Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha subrayado que “desde la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación creemos en la importancia de favorecer la equidad de la mujer y eliminar así la inequidad por razones de género en el ámbito de la salud. Por ello, estamos a favor este tipo de iniciativas que ayudan a que enfermedades como esta adquieran notoriedad y por ende, conciencien a la sociedad de la importancia de la prevención del ictus y su detección precoz.”