Seleccionar página

El aceite de oliva es rico en omega 3 y en otros compuestos antiinflamatorios, por lo que sería útil para reducir el riesgo de enfermedades vasculares. En particular, el acido alfa-linolenico que se encuentra presente en los ácidos grasos omega 3, combate la sequedad de la piel, que a largo plazo promueve la formación de arrugas. Estos ácidos también se pueden encontrar, en las semillas de lino y almendras.